Las familias aprenden herramientas para mejorar la inclusión y la convivencia en la escuela pública

“Pablo Pineda no es una persona con Síndrome de Down que ha conseguido llegar donde ha llegado. Detrás de él hay todo un proyecto de investigación, el proyecto Roma, que no sólo ha trabajado el sujeto, sino su contexto, implicando a la familia, y que ha requerido mucha lucha para cambiar el sistema educativo, las instituciones, y conseguir abrir todas las leyes” hasta lograr que pudiera acceder a la Universidad. Con estas palabras recordó Miguel López Melero, catedrático de Didáctica y organización Escolar de la Universidad de Málaga, el proceso que hizo posible que el actor, maestro y escritor Pablo Pineda se trasformara en el primer europeo con síndrome de Down en terminar una carrera universitaria durante las jornadas ‘Inclusión educativa: Educación de personas excepcionales’.

El conocido intérprete malagueño hizo de embajador en estas jornadas sobre inclusión y convivencia escolar organizadas por la Confederación de AMPA andaluza (CODAPA) y la jienense (FAMPA Los Olivos) en La Carolina y Bailén (Jaén) del 17 al 19 de mayo.

Durante el encuentro, que se retransmitió en directo vía streaming, Pineda presentó la película ganadora de tres Goya ‘Campeones’ y habló de la repercusión para la sociedad de esta historia inspirada en un equipo de baloncesto con discapacidad intelectual. Este cómico y conmovedor filme dirigido por Javier Fesser se exhibió en el centro cultural de La Carolina para dar paso a un cine fórum.

“La película nos brinda el ejemplo perfecto de que todos podemos aprender de las diferencias y que, lo que a priori parece un problema, un obstáculo, puede transformarse en una lección de vida y superación”, explicó la presidenta de la CODAPA, Estela Gil de la Parte, durante el acto inaugural de las jornadas, en el que estuvo acompañada del propio Pineda y las autoridades locales de La Carolina.

El actor galardonado con la Concha de Plata en 2009 por su papel en la película ‘Yo también’ intervino, además, en una mesa redonda sobre ‘Inclusión en nuestro sistema educativo’ en el Hotel Zodiaco, donde prosiguieron las jornadas, junto a López Melero y Mª de las Nieves Ortega Fernández, presidenta de la Asociación Integradora de Personas con Discapacidad Intelectual (AINPER).

Precedieron esta mesa redonda -moderada por la periodista de Canal Sur Luisa Navarro de Haro- dos ponencias: una sobre ‘Recursos y normativa para la atención a la diversidad e inclusión educativa’, a cargo de Antonio Cruz Oya, coordinador del Equipo Técnico Provincial para la Orientación Educativa y Profesional (ETPOEP); y otra de López Melero con el mismo título de las jornadas.

En su intervención, el catedrático de Didáctica y organización Escolar de la UMA destacó que “la relación entre el alumnado en el aula para generar conocimiento sigue el mismo patrón que las partículas según la Física Cuántica”. Explicó, asimismo, que el derecho de la ciudadanía a una educación equitativa y de calidad exige al profesorado la obligación de garantizar la oportunidad de cubrir todas las necesidades básicas de aprendizaje del alumnado y esto sólo se consigue cuando conviven todos los niños y niñas juntos.

López Molero hizo hincapié, por otra parte, en que el profesorado se tiene que preguntar qué tipo de cambios en el espacio y el tiempo escolar, en la organización del aula, en la construcción del currículum, en la formación del profesorado, en el papel del alumnado, en los recursos necesarios o en la evaluación, se deben hacer para que todas las niñas y niños sean respetados en sus peculiaridades, convivan y aprendan juntos. “Este es el modelo de inclusión que no se centra en que cambien los sujetos, sino en cambiar los sistemas”, señaló.

Aprovechando las jornadas se celebraron varios talleres sobre inclusión y convivencia. Así, Marta Medina, doctora en Pedagogía y coordinadora del programa de tránsito educativo para los estudiantes con discapacidad y otras necesidades educativas de la Universidad de Granada impartió uno titulado  ‘Hacia una convivencia inclusiva desde la perspectiva de la discapacidad: un derecho con garantía para todas las personas’.

Ana Quijada, Orientadora y asesora del centro de profesorado Linares-Andújar, impartió por su parte sendos talleres sobre ‘Agentes de igualdad para la mejora de la convivencia’, en el que mostró sus experiencias con el alumnado a lo largo de su labor profesional; y sobre ‘Prevención del acoso escolar’, en el que ofreció pautas para desenmascarar de una manera contundente situaciones de acoso en cualquier ámbito de la vida y sobre todo en el escolar.

Las jornadas concluyeron con un último taller, ‘Ayuda entre iguales’, en el que José Eduardo Faya, coordinador del departamento de convivencia en el IES Abula de Vílchez, dio a conocer experiencias con alumnado de distintos centros educativos en los que ha protagonizado cinco actuaciones distintas: apadrinamiento lector, Escuela de música entre iguales, voluntariado de grupos interactivos, Plan de inteligencia emocional y Colectivo arcoíris: buscando la igualdad.

Con este completo programa cerraron sus puertas unas interesantes e inspiradoras jornadas en las que, además de aprender de la historia de superación de Pineda, las familias conocieron herramientas para mejorar la inclusión y la convivencia en la escuela pública.

Documentación de la jornada

Manual Creacion Grupo
Estructuras Simples Introductorias
Estructuras Simples AC
Bibliografía Aprendizaje Cooperativo
Aprendizaje Cooperativo Bailén – Compartible
Ponencia JAEN, 18 de mayo, 2019
Inclusión educativa o el aprender desde la perspectiva de un nosotros común

Los comentarios están cerrados