La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía anunció este jueves su decisión de sustituir la reválida que planteaba la Lomce para este curso entre el alumnado de 6º de Primaria por una evaluación continua que será realizada por los propios tutores. Así lo ha trasladado a la CODAPA la consejera, Adelaida de la Calle, en una reunión mantenida en Sevilla con el presidente de la confederación, Francisco Mora.

“No habrá ningún examen o prueba extraordinaria respecto a cursos anteriores”, aseguró Mora tras la reunión, y aprovechó para enviar un mensaje de tranquilidad a las familias, ya que la evaluación será realizada por los propios tutores y no implicará presión añadida para el alumnado en la fase final del curso académico.

La CODAPA se había mostrado dispuesta a objetar la reválida en caso de mantenerse la convocatoria, por ello se congratula de la respuesta de la Consejería a la inquietud de madres y padres.
Como anunció este jueves la Consejería de Educación, la alternativa a la reválida que se plantea desde Andalucía, junto a las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria, Aragón, Valencia, Baleares, Extremadura y Castilla la Mancha, es la realización al finalizar el 6º curso de Primaria de una evaluación individualizada al alumnado, en la que se comprobará el grado de adquisición de la competencia en comunicación lingüística, de la competencia matemática y de las competencias básicas en ciencia y tecnología, así como el logro de los objetivos de la etapa.

Dichos informes se realizarán por parte de los centros siguiendo las instrucciones dictadas por la Consejería, que además asesorará, supervisará su elaboración y validará los informes a través de las comisiones externas de zona, en las que participará la inspección educativa.

La finalidad de los informes será la de ayudar al alumnado y a sus familias a conocer el grado de adquisición de las competencias y facilitar la continuidad en el itinerario formativo, pero no afectará a su calificación final ni a su promoción. Estarán basados en los datos recogidos por el profesorado a través de los diferentes instrumentos de evaluación utilizados durante el curso y al final del mismo en el proceso de evaluación continua.