La CODAPA insta a la Junta a dotar de recursos a las escuelas rurales y poner fin a los recortes

La Confederación andaluza de asociaciones de padres y madres del alumnado por la educación pública (CODAPA) insta a la Junta de Andalucía a apoyar a las escuelas rurales dotándolas de recursos suficientes y poniendo fin a recortes, la única “apuesta real” que se puede llevar a cabo para no abocar a su desaparición a este pilar contra el despoblamiento.

El colectivo muestra su apoyo a las AMPA de las escuelas rurales de la Alpujarra de Granada, así como a la federación provincial FAMPA ALHAMBRA, que desde el pasado 17 de septiembre se mantienen en huelga y decidieron que los escolares dejaran de ir clase en señal de protesta por el recorte de unidades y la falta de profesorado. 

La Confederación lamenta, en esta línea, las desafortunadas palabras del consejero de Educación quien acusó a las familias de hacer a sus hijos “rehenes de sus reivindicaciones” y anima a Imbroda “invertir en el futuro de estos pueblos”, ya que el alumnado de los colegios públicos rurales “únicamente es víctima y rehén de los recortes”.

La CODAPA, que agrupa a más de 2.700 AMPA de Andalucía, aplaude por otra parte la medida tomada por el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, que ha anunciado la apertura de un expediente de queja de oficio por el cierre de unidades en los CPR. 

“La supresión de líneas en las escuelas rurales repercute en el acceso en igualdad de condiciones a un servicio público básico garantizado por nuestra Constitución”, critica Leticia Vázquez, vicepresidenta de la CODAPA. 

Por este motivo, las AMPA de Andalucía reivindican que se preste especial atención a la escuela en el medio rural, dado que asume en solitario y con grandes dificultades este servicio público esencial para evitar la despoblación. “Es necesario proteger estos centros y dotarlos de recursos suficientes para desempeñar la vertebración territorial de la educación en el medio rural, teniendo en cuenta las peculiaridades de este entorno educativo y la necesidad de favorecer la permanencia en el sistema educativo”, defiende la CODAPA. 

Con este objetivo, la Confederación propone impulsar medidas que den estabilidad al profesorado de estos centros, eliminando la actual rotación que impide su implicación en el desarrollo de proyectos educativos a medio plazo. “La Escuela rural es el medio ideal para aplicar metodologías de aprendizaje cooperativas que requieren de profesorado con formación específica”, sostiene la CODAPA, para la que “las ratios deben plantearse desde la realidad de aulas unitarias que requieren de menos alumnado por clase para una atención adecuada”.

La Confederación recuerda que el artículo 82 de la LOMCE refiere que las administraciones educativas deben “tener en cuenta el carácter particular de la escuela rural a fin de proporcionar los medios y sistemas organizativos necesarios para atender a sus necesidades específicas y garantizar la igualdad de oportunidades”. 

Subraya, además, que en sus informes de 2016 y 2017, el Consejo Escolar del Estado dedica un apartado especial a la escuela rural en el que advierte, entre otras cuestiones, que su alumnado “tiene derecho a recibir un servicio educativo con los mismos niveles de calidad que el que se presta en el resto del territorio nacional”, algo que no está sucediendo, lamenta la CODAPA.

El desmantelamiento de las escuelas rurales, iniciado hace años, es motivo de preocupación para la Confederación, que organizará una jornada sobre este problema en noviembre para darle visibilidad y poner en valor este modelo educativo. 

Los comentarios están cerrados