La consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ha tendido la mano a las familias andaluzas para que participen en la elaboración de propuestas para “el necesario Pacto Social por la Educación”, durante la inauguración del XII Congreso de la CODAPA (Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública).

De la Calle considera imprescindible “definir qué tipo de Educación queremos” y aboga por una “que iguale a todos los españoles, que sea inclusiva e intercultural”. Para el cumplimiento de esas atribuciones es imprescindible que el acuerdo que se alcance tenga un respaldo con programas económicos, defendió. “Facilitar un transporte escolar, acciones complementarias, aulas matinales, actividades extraescolares, además de libros y los medios necesarios”, implica una inversión para que las familias puedan disponer de ellos en igualdad de condiciones, explicó la consejera y añadió: “Eso es pacto social”.

La máxima responsable en materia educativa en Andalucía reconoció durante su intervención que la necesidad de un Pacto por la Educación partió de la sociedad, de colectivos como CODAPA, una reivindicación para poner fin a los vaivenes legales a la que “los políticos deben dar respuesta”.

Durante el congreso, que reúne en Torremolinos a más de un centenar de madres y padres de todas Andalucía, el director general de Ordenación Educativa, Abelardo de la Rosa Díaz, se mostró convencido de que con independencia del resultado electoral del 26J, “la LOMCE se va a modificar o a derogar”.

Dado que este proceso de cambio de la normativa debe llevar un trabajo previo de consenso social, su materialización no será inmediata, de ahí que el Gobierno andaluz haya tenido que adaptar la ley que regula el currículo de ESO y Bachillerato a la denostada LOMCE para el próximo curso escolar.

De la Rosa avanzó a los asistentes al congreso algunas de las novedades que incluye el diseño curricular en las nuevas normas andaluzas y explicó que era un imperativo esta adaptación legal para garantizar la validez de las titulaciones fuera del territorio andaluz, el acceso a las becas y para armonizar las leyes con el marco estatal, aportando así seguridad a las familias.

Por primera vez la normativa, en el caso andaluz, no sólo se limita al diseño curricular, sino que ahonda en la convivencia en los centros educativos, introduciendo valores como el respeto a la orientación e identidad sexual, al medioambiente, la multiculturalidad, la prevención del acoso escolar o el respeto al estado de derecho, lo que implica el rescate de asignaturas como Educación para la Ciudadanía.

El director general de Ordenación Educativa aseguró que “las normas no terminan con su publicación en el BOJA” sino que siguen abiertas a su mejora a través de la participación. En este sentido elogió la implicación de CODAPA a la hora de canalizar las propuestas de las familias.

El presidente de la CODAPA, Francisco Mora, adelantó que durante estos días de congreso se elaborará una propuesta de cara al futuro Pacto por la Educación, en la que la confederación apostará por regular la participación de la familia en los centros educativos.”Queremos tener más peso en los consejos escolares, poder decisorio, y dar un paso más allá con la creación de una Ley de Participación de las Familias en el Ámbito Educativo”, un aspecto hasta ahora regulado por una orden de 1988, con sucesivas adaptaciones.

El XII Congreso de CODAPA se extenderá hasta este domingo, con talleres, debates y coloquios donde, además del Pacto por la Educación y el nuevo currículo de ESO y Bachillerato, también se ahondará en las novedades de la Formación Profesional y la atención al alumnado con necesidades especiales.